h1

Je suis la fille que tu as oublié!!! (Partie 1)

11 julio 2007

Amour01Salíamos con desgana, pero nuestros encuentros -aunque fugaces- fueron intensos. Hubo comunicación -disonante a veces- pero comunicación al fin y al cabo. Lástima que por mi parte no hubiese compromiso, pero siempre me pasa que es mi lado femenino el que acaba saliendo con ella, y ¡claro, es comprensible! las mujeres, al menos éstas, no son lesbianas.

“Moi, je suis la fille que tu as oublié, moi j’etais timide et tu m’as fait pleurer; un peu blessé, des rêves cassés, le coeur brisé.”

Tres cosas me gustaban principalmente de ella. ¡En realidad cuatro!

Me gustaba (me gusta) mucho su olor. Es suave, familiar, acogedor. El olor de un cuerpo es importante a la vez que sugerente, al menos para mí. Y no me refiero al olor de un perfume, si no al olor natural de la piel, ese olor que te permite compartir un espacio cercano. Desde luego, si fuera una chica, saldría con chicas, aunque sólo fuera por su suavidad… ¡se echa de menos!

Me gusta también el color de las uñas de sus pies. Es curioso pues nunca me han gustado las uñas de los pies pintadas, y las primeras -y únicas por ahora- fueron las suyas. Es un color verde mate precioso que me atraía sin razón aparente. Ya no hablamos, pero sigo viendo ese bonito color cuando nos cruzamos o coincidimos en la piscina, y entonces recuerdo nuestras risas ya apagadas.

“Moi je suis la fille que t’as fait rigoler, c’etait erotique pourquoi tu m’as quité; un peu blessé, des rêves cassés, le coeur brisé.”Amour02

También me gustaba su descaro cuando bebía vino. El vino la transformaba en otro animal diferente, un animal adorable que sonreía con fluidez, que era capaz de engatusar y que la hacía juguetona. Abusaba un tanto del aguacate cuando había vino por delante; pero volviendo a lo importante: abrazaba y lo hacía con ganas. ¿Me echarás de menos? ¿Yo a ti?

“Moi je suis la fille qui t’as une fois aimé, moi je suis la fille que toi tu veux manquer; un peu blessé, des rêves cassés
le coeur brisé.”

Y luego su coche -gris y negro- precioso, electrónico sin ella serlo. Me dejó conducirlo en alguna ocasión, que a juzgar pasado el tiempo, fueron pocas. Aunque fueran pocas… ¿Te importaría volver a hablar?

“C’est degoutant et pertinant ce que tu m’as fait, qu’est-ce que tu penses finallement car ce n’est pas vrai, arrete!”

Confidence pour confidence!

A toi!

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: