Archive for 2 junio 2008

h1

I FEEL IT ALL!!!

2 junio 2008

MELLON COLLIE SE DESPERTÓ entre notas de piano y como siempre le pasa, abrió los ojos con el estremecimiento que le produce el fluir de la música volando por su habitación, un cuarto con vistas cuyo color arenoso recuerda la inmensidad de un desierto que se siente, por veces lejano más allá del mar, por otras cercano al alcance de la mano.

Mellon Collie saluda a la luz del día con una media sonrisa teñida de felicidad, provocada por el recuerdo vívido de una preciosa cabellera pelirroja entre jirones de niebla; entonces entrecierra los ojos y se duerme pensando en vastos océanos donde no existe la forma humana, sino sólo sentimientos que se encuentran y se entrecruzan en libertad. Un universo onírico donde, en caída libre se mueven sonrisas protectoras y el tacto suave de la complicidad permite abrazos gratuitos y sentidos.

En su sueño se despierta, se incorpora y observa el amplio paisaje desde su ventana, el sol a la espalda y una vasta llanura que se extiende allá abajo. Respira hondo y se arroja al vacío, cae con rapidez con los brazos abiertos, mirando hacia el cielo. Tres instantes después su caída se ralentiza y se detiene flotando, abre los ojos e inicia un vuelo pausado sobre la llanura, dirigiéndose a las cumbres nevadas que cierran el horizonte.

Y en su vuelo rememora… a cada instante, con cada pálpito de vida aumentan las sensaciones que percibe, permitiéndole sentir el roce de las palabras, escuchar amaneceres, refugiarse en el silencio protector de la naturaleza, reproducir la calidez de unos labios o dejarse transportar por los brillos de miradas perfumadas de aire puro y fresco.

En la vigilia del sueño se pregunta dónde le gustaría estar… ¿en este lado? ¿quizás en el otro? Se detiene en el aire y mira en su interior. Lo que ve le gusta… comprobando una vez más que es capaz de sentirlo todo, que aún tiene alas de rebeldía que le permiten volar sobre el paisaje de la vida y se pregunta -incluso más de una vez- si será él (ella) quien se (le) romperá el corazón en un futuro que aún no ha llegado. ¿Puedo amar, puedo amarte? ¿podemos ganar la guerra a todo aquello que no queremos (ni debemos) aceptar?

Su vuelo pausado volvió a depositarle entre las sábanas y se despertó entre miradas que se desvanecían. Cuatro notas sonaban, cuatro momentos de felicidad: uno, dos, tres, cuatro…

¿Y si, mientras llegan el cinco, seis, siete, ocho… pudieses ir cambiando tu corazón y al llegar al nueve y diez nos mirásemos y nos reconociésemos?

Entonces toma mi mano y despertemos juntos.

Shelma
(How my hearth behaves!)

Escucha ‘I feel it all’ por Leslie Feist ( The Reminder, 2008 ) (4,9 Mb .mp3)

Anuncios